Ruta de invierno

El paisaje típico de Torquemada es el típico de la comarca del Cerrato, un entorno con una orografía de pequeños valles y cerros, con una rivera verde y húmeda y un monte de bosque mediterráneo.

En el encinar se encuentran especies arbustivas  como madreselvas, majuelos y el espino de tintes. Dominan los “renuevos” de encina el jazmín, la jara, los endrinos y las zarzamoras. Son especies características plantas aromáticas como el tomillo, la salsas y el espliego.

La sequedad de este ambiente forma un lugar propicio para el hábitat de reptiles como lagartijas, culebras y lagartos, muy beneficiosos para el control de las poblaciones de insectos y de roedores.

Dentro de las aves, han encontrado en este monte su hábitat rapaces como el ratonero, al aguilucho cenizo, el azor o el cernícalo. Y junto a ellos otras aves como las palomas torcaces, abubillas, cucos, perdices, codornices y un buen número de pequeñas aves insectívoras.

Conviviendo con todos ellos se encuentran los mamíferos, destacando el zorro, el jabalí, la liebre y el conejo, que comparten estos montes con un gran número de roedores, como el ratón de campo y el topillo.

Itinerarios

La tranquilidad y la belleza de este paisaje  pueden saborearse mejor al ritmo pausado de una bicicleta.

La no excesiva existencia de relieve hace que esta práctica no resulte muy dificultosa, pudiendo así observar detalles como el transitar de las aves.

Para aquellos que no deseen practicar el deporte de pedalear pueden realizar estos itinerarios a pie y en todo terreno.

 

Ruta III. Ruta de invierno

El recorrido comienza en el pueblo de Torquemada, concretamente en la Plaza de España. Desde allí nos dirigimos hacia la Plaza Madrid. Emprendemos camino hacia la bodegas, al final de la acera larga de las mismas, tomamos el camino de la izquierda, y seguimos el primer cruce a la derecha dirección a los depósitos de agua.

Los dejaremos a la derecha y continuaremos recto. Por el camino podemos ver perdices en las postrimerías del invierno. Dejamos a la izquierda la antigua base militar (CT10). Y mas adelante, también a la izquierda podemos ver un chozo de pastor.

Continuamos recto. El segundo cruce a la derecha nos lleva hasta la Ermita de Valdesalce. Llegando a esta, podemos ver al fondo, en el cerro denominado Pico de los Tres Castros, la Cuesta la Magre y las antiguas Minas de Yeso.

Tomamos el sendero de la derecha, bordeando la Ermita de Valdesalce, y bajamos para tomara el camino de la izquierda, que atraviesa el arroyo de Valdesalce y serpentea la Cuesta de la Magre. En la siguiente intersección nos dirigidnos hacia la derecha, y volvemos ha cruzar el arroyo encamándonos hasta alcanzar la Ermita de Santa Cruz de estilo románico, donde termina nuestro paseo.

La dificultad de la ruta es media-baja pudiéndose realizar a pie o a bicicleta. Tiene una longitud de 9,800 Km.

Descargas

Más información

  • turismo-ayto@hotmail.com
  • Teléfono: 979 80 00 25