Casa Museo Fundación Torquemada Rodríguez Bustos

La Casa Museo que la Fundación Torquemada Rodríguez Bustos ha creado en la localidad palentina de Torquemada pretende ser un exponente de la Castilla rural que a partir de mediados del siglo XX sufre el abandono de los campos y de la cultura y formas de vida tradicionales, deslumbrada por el espejismo de la industrialización y el consumismo.

Más aún, la Casa que se habilita como Museo ha tenido como dueña a la familia Rodríguez Bustos. Por este motivo, la ambientación museística no sólo recreará el contexto económico del medio rural castellano a partir de 1960, por ceñirnos a una fecha, sino que abordará los aspectos social y cultural del momento teniendo como referencia más concreta a la familia ya mencionada, conservadora, católica, que ha vivido la guerra civil y la dura posguerra, inmersa ahora en un mundo o forma de vida que está desapareciendo a pasos agigantados.

Por tanto, el espacio cultural-etnográfico cuenta la vida de los años 60 y 70 del siglo XX a través de los ojos del fundador D. José María Rodríguez Bustos. En el Museo se expone parte de su obra artística centrada en paisajes de Torquemada y del Cerrato Palentino.

El museo está situado en una casa solariega tradicional de Torquemada y se dinamiza a través de sus distintas plantas explicando a los visitantes las costumbres, enseres y cultura de la época. La visita comienza en el corral, un espacio dedicado a mostrar la base de la economía tradicional de la comarca del Cerrato y la importancia de la agricultura. La planta baja de la casa está centrada en retratar los profundos cambios que se han dado en la sociedad española a través del menaje del hogar. En la primera planta se hace un acercamiento a la historia de Torquemada y sus personajes más destacados como Catalina hija de Juana I de Castilla y José Zorrilla entre otros. La visita termina en el Desván lugar de encuentro destinado a exposiciones temporales para ampliar los temas abordados en el museo y presentar otros objetivos de la Fundación.

Así mismo, por deseo expreso del Fundador, se ha construido en el patio una torre, que evoca a modelo de Torre Mirador del Cerrato, al antiguo nombre de Torquemada, “Turri Cremeta”, que además en su parte baja, sirve a modo de zona de recepción de visitantes, a modo de oficina de turismo, y que será el punto del inicio de la visita a este singular Museo.